Incrustaciones

Las incrustaciones dentales sirven para restaurar los dientes posteriores (premolares y molares) cuando han tenido una caries grande y ha afectado a la pulpa dentaria.

Este tratamiento se realiza como alternativa a una corona dentaria, ya que se trata de una técnica mucho más conservadora que una corona total. Tanto las incrustaciones como las coronas son muy resistentes al desgaste y refuerzan la estructura de la pieza endodonciada que ha quedado debilitada hasta en un 70%.

Actualmente, las incrustaciones dentales se suelen emplear también para reemplazar empastes antiguos de amalgama de plata, para dar una apariencia más natural al diente o para rehabilitar dientes con grandes caries.