Brackets cerámicos

Los brackets estéticos pueden estar construidos en varios tipos de materiales, como: cerámica (porcelana o cristal de zafiro), metal (circonio) o plástico. En todos los casos, estos materiales son totalmente antialérgicos.

Los brackets cerámicos y metálicos tienen la ventaja de ser más estables en cuanto a sus dimensiones, ya que sufren menos deformaciones durante el tratamiento, mientras que los de plástico se pueden deformar y disminuir la calidad y el resultado final del tratamiento.

Además, los brackets de plástico pueden sufrir indeseables tinciones a lo largo del tratamiento, de modo que su color inicial se va tornando amarillento. Por estos motivos, los brackets de plástico están en desuso.

Este tipo de tratamiento se elige cuando es imposible utilizar otro tipo de ortodoncia, como por ejemplo la ortodoncia invisible.